Situado en un valle de la comarca de la Jara, es atravesado por el pequeño arroyo Valbellido (valle hermoso) y está rodeado de coloridos montes con olivares, encinas y fresnos y de un río llamado Gévalo situado cerca de la población donde los romanos dejaron su historia.

Aún conserva el sabor rural y la tranquilidad que caracterizan a los pequeños pueblos de la comarca y las arraigadas costumbres y actividades de las personas del campo que todavía se dedican a la cría de ganado avícola, cuidado de huertos, etc.

La localidad está situada en la parte Suroeste de la provincia de Toledo, en la falda Noroeste de los Montes de Toledo, rodeada de los pueblos de Torrecilla de la Jara, Espinoso del Rey, Belvís de la Jara y Alcaudete de la Jara; todos ellos pertenecen a esta bonita comarca denominada “La Jara”.

Discurre por su derecha el curso del río Jébalo, o río de los jabalíes, como así le denominaron los moros, y que encontramos en el libro más arriba mencionado.